La película de animación ‘Refugiadas climáticas’ acerca a “una realidad, un drama, del que no somos conscientes” y por tanto poco conocido, afirma a Efeverde su director, el canario David Baute, después de que su trabajo haya sido uno de los seis proyectos seleccionados a nivel mundial por el festival de cine internacional de Annecy (Francia).

El largometraje aborda la historia real de tres mujeres forzadas a abandonar sus respectivos hogares a consecuencia del cambio climático “hacia un mundo para el que no están preparadas” y que conlleva “la desaparición de su cultura”, en palabras del cineasta.La subida del nivel del mar en la isla asiática de Ghoramara (India), los ríos secos donde ya no puede beber el ganado de los pastores africanos de Turkana (Kenia) y la mayor frecuencia de huracanes en la isla caribeña de San Martín (región francesa de ultramar) son los “fenómenos asociados a la crisis climática” que obligan a tres mujeres, Loubin, Nazma y Vanesa, a dejar sus casas e iniciar un periplo incierto.

De la realidad a la animación

La idea de ‘Refugiadas climáticas’ comenzó a desarrollarse hace seis años y condujo al equipo de la película a visitar personalmente esos territorios para aportar una base documental real, “que no se centrara en las cifras, sino en poner rostro a las personas que deben emprender una nueva vida debido a la crisis climática”, ha afirmado su director.

Dibujo de la película 'Refugiadas climáticas'

Dibujo de ‘Refugiadas climáticas’ que representa a Loubin en Turkana. Facilitado por David Baute

Se estima que en la actualidad podrían existir alrededor de 35 millones de personas consideradas como refugiadas climáticas, una cifra que según algunas previsiones podría ascender de aquí a 30 años más hasta alcanzar los 250 millones y convertirse así en “la primera causa de emigración”, según Baute.

El cineasta canario asegura que un buen ejemplo de este problema es Ghoramara, una pequeña isla “con emisiones cero” ubicada al sur de Calcuta, en el área del golfo de Bengala Occidental, donde hace dos decenios vivían unas 50.000 personas, de las que en la actualidad quedan apenas 3.000. 

Refugiadas climáticas

Dibujo de ‘Refugiadas climáticas’ que representa a Vanesa en San Martín. Facilitado por David Baute

Comunidades de este tipo, “que son las que más respetan el medio ambiente” según Baute, “acaban pagando el problema provocado desde otros países” hasta el punto de que “pierden todas sus posesiones y nadie les da un lugar” nuevo a donde ir a vivir, porque ningún gobierno del planeta ha reconocido el derecho a refugio por las consecuencias del cambio climático.

Las voces “en off” de sus protagonistas reales acompañan los dibujos en dos dimensiones de José Sánchez Alonso, que el director está convencido de que “acercan el público a los personajes y a sus historias”, a la vez que trasladan “la esencia de los lugares” y permiten agilizar la evolución del cambio climático, que es “largo en el tiempo”.

Cine ambiental

‘Refugiadas climáticas’ fue seleccionado entre 631 largometrajes como uno de los seis proyectos que el festival de cine de animación de Annecy, el más importante del mundo para este tipo de producciones, elige cada año para favorecer que encuentren financiación y puedan ser terminados y difundidos en diversas plataformas.

El cine medioambiental cuenta “cada vez con más festivales dedicados de manera específica a la proyección y programación” de este tipo de temas, se ha felicitado Baute, que además generan un creciente interés “entre las productoras y en las parrillas de programación de las televisiones”

Efe verde – https://www.efeverde.com/noticias/refugiadas-climaticas-cine-annecy/