Hay residuos que parecen más sencillos de reciclar que otros. Sobre todo, cuando tenemos claro a qué contenedores debemos tirarlos o resultan especialmente identificables. Sin embargo, hay otros que suelen pasarse por alto o que, con cierta frecuencia, caen a la bolsa de residuos orgánicos aunque no deberíamos tirarlos en ella.

Repasamos hoy algunos de ellos. Estos son ocho envases que, probablemente, nunca reciclas y que deberías hacerlo si deseas cuidar tu entorno y proteger tanto tu salud como el medio ambiente.

Pasta de dientes

Los dentífricos suelen generar confusión a la hora de tener que desecharlos, por lo que muchas veces, más por desconocimiento que por otra cosa, no se reciclan como se debería.

El tubo de la pasta de dientes está compuesto por distintos tipos de plásticos, pero puede reciclarse perfectamente, por lo que deberás arrojarlo en el contenedor amarillo.

Y si te estás preguntando dónde tirar el típico cepillo de dientes de plástico duro y cerdas sintéticas, recuerda que debes depositarlo en un punto limpio, y en el caso de que no te sea posible, en el contenedor gris.

Frascos de perfume

Muchos relacionan el contenedor de vidrio con las botellas y los frascos de alimentos. Pero lo cierto es que se deben reciclar todos los envases de vidrio y eso incluye los de las colonias y los perfumes. Así que recuerda depositarlos en el contenedor verde, sea cual sea su tamaño, y separar los tapones si es necesario, ya que los metálicos y los de plástico debes depositarlos en el contenedor amarillo.

Cápsulas de café

Si no te convencieron nuestros motivos para no comprar una cafetera de cápsulas, debes ser consciente del problema que supone el reciclaje de estas, para tomar las medidas oportunas. Es posible almacenar las cápsulas usadas y, en el caso de que la empresa fabricante ofrezca este servicio, entregarlas para su reciclaje o bien llevarlas a un punto limpio, ya que en algunos las recogen. En el caso de que esto no sea factible, debes vaciar la cápsula usada del todo y depositar los restos del café en el contenedor de restos y el envase en el contenedor amarillo.

Bolsas de palomitas

Seguro que algún fin de semana has disfrutado de una película en casa en buena compañía y has preparado unas palomitas en el microondas. El envase es completamente reciclable, así que no dejes de tirar esa bolsa de papel kraft que se infla en el microondas en el contenedor azul después de vaciarla y dar buena cuenta de tus palomitas.

Cajas metálicas

Si no vas a reutilizar esa caja metálica de galletas como costurero o para guardar otra cosa, recuerda que también debes tirarla a su contenedor específico. Las cajas de metal, ya sean de pastas, bombones, infusiones o similares, deben depositarse en el contenedor amarillo.

Cremas

Las cremas en tubo o en envases de plástico deben tirarse en el contenedor amarillo, al igual que el de la pasta de dientes, pero si la crema viene en tarro de cristal deberás depositar este en el contenedor de vidrio, aunque la tapa de plástico seguirá arrojándose en el amarillo.

Hueveras

Tal vez reciclas perfectamente los folios, las cajas y las revistas, pero se te ha pasado por alto un envase muy frecuente que también debes reciclar para proteger el planeta de la deforestación: las hueveras.

Si son de cartón, debes tirarlas al completo al contenedor azul, y en el caso de que solo sea de cartón la parte sobre la que reposan los huevos, y la tapa sea plástica, tendrás que separar ambas para depositarlas en su contenedor correspondiente, es decir, el de papel y cartón (azul) y el de plásticos (amarillo).

Aerosoles

Otro de esos envases que no siempre se reciclan son los aerosoles esprays, aunque al tratarse de envases altamente contaminantes, ya que dañan la capa de ozono, debemos reducir al máximo su consumo. Pero en caso de que se adquieran, deben reciclarse de forma adecuada.

Piensa en las lacas, los desodorantes, las espumas de afeitar, los limpiamuebles, los insecticidas, los esprays de pintura, etc. Sea cual sea el que utilices, el envase de aerosol metálico o de plástico debe ir al contenedor amarillo y si es de vidrio, al verde. No obstante, si todavía contienen producto, fíjate en sus instrucciones para conocer cómo has de tirarlos. Por norma general, si tienen producto en su interior, deben ser depositados en un punto limpio.

Fuente: Público – https://www.publico.es/ahorro-consumo-responsable/ocho-envases-que-nunca-reciclas-y-deberias/