Monseñor Marcelo Sánchez Sorondo disertó este viernes en Paraná en el marco de la Jornada Internacional de Protección del Medio Ambiente, impulsada por el Instituto “Dr. Juan Bautista Alberdi” y declarada de interés por la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ju.Fe.Jus).

Durante su alocución Sánchez Sorondo interpeló a la audiencia a trabajar en el cuidado del medio ambiente y a impulsar la transición hacia las energías renovables “para ayudar en la solución del planeta”. Y, al referirse a Paraná, destacó las condiciones geográficas de la provincia y sus característicos ríos Paraná y Uruguay. “Con el agua y el sol que tienen, el deber es pensar cómo ir hacia las energías renovables”, propuso al tiempo que llamó a proteger el Acuífero Guaraní.

Sánchez Sorondo advirtió además sobre la creciente vulnerabilidad del ser humano y las nuevas formas de la esclavitud “porque el ser humano utiliza a otros seres humanos para su conveniencia”.

La esclavitud “es vender el cuerpo humano”, definió el canciller y dijo que una forma de ella es el tráfico de órganos, aunque distinguió de ese hecho la donación, “porque es un acto de amor y alta caridad” y nombró luego, como otra forma de vulneración, el trabajo forzado y la prostitución.

Finalmente alertó sobre “la nueva calle que es internet. Un problema que no hemos podido conocer en toda su profundidad y debemos defender es la dignidad de los niños en el mundo digital”, propuso Sánchez Sorondo que anunció así un nuevo paradigma de trabajo.

“El desafío”

Por su lado, Castrillón al darle la bienvenida a Sánchez Sorondo y al abrir la Jornada exhortó a proteger el medioambiente y precisó que “el desafío es encontrar la protección al medioambiente sin excedernos y para que sigamos viviendo en sociedad y con producción. Es lógico proteger el medio ambiente, porque es nuestra casa común y tiene que ser viva y productiva, cuidada y entendida porque debe arropar a todos y es en definitiva el techo de todos”, definió Castrillón.

El magistrado dijo que para el cuidado del medio ambiente es necesaria “la participación de la ciencia, la técnica y del juez. Sino cuidamos el medio ambiente entendemos las consecuencias”, indicó.

“Hay que establecer reglas cumplibles y claras”, sugirió Castrillón, y pidió que para hacerlo “no exista un juez temerario que parta desde el punto de extremo de protección, sino un juez racional que sepa decidir con la consulta científica y la racionalidad lógica del derecho para asegurar el techo de todos que es la casa común”.

A su turno, la vicepresidente del STJER, Susana Medina, impulsora de la Jornada, agradeció el apoyo de vocales y magistrados a la actividad, al igual que la presencia de Sánchez Sorondo, “que tiene una apretada agenda internacional y se hizo lugar para venir a Paraná, maravillado por el río Paraná, por el Acuífero Guaraní, por la defensa de los recursos naturales y humanos que tenemos en la provincia”, destacó la vocal.

Estuvieron presentes en la jornada que se desarrolló en el Salón de Actos de los Tribunales de Paraná, el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari; la ministra de Gobierno de Entre Ríos, Rosario Romero; el jefe de la Policía, comisario general, Gustavo Horacio Maslein; el procurador General, Jorge Amílcar García; el defensor General de la provincia, Maximiliano Benítez; el secretario de Medio Ambiente de Entre Ríos, Martín Barbieri, además de integrantes de la magistratura y público en general.