Más de 150 organizaciones ambientales europea que integran la Ocina Europea del Medio Ambiente (EBB) han llamado a proteger la naturaleza y reducir la contaminación para evitar una mayor vulnerabilidad ante futuras pandemias.    En un informe, la EBB insta a los líderes políticos a transformar el actual modelo socioeconómico y propone medidas especícas para avanzar hacia una sociedad más respetuosa con el medio ambiente y con la salud de las personas, con el objetivo de generar una “resiliencia económica genuina”.   

 El informe ‘Turning fear into hope’ (Convertir el miedo en esperanza), recomienda a los líderes una nueva visión del futuro, más centrada en las personas y en el medio ambiente.    En concreto, considera necesario revisar la relación con la naturaleza, comprender los puntos de no retorno del ecosistema y los límites planetarios y los riesgos de su sobreexplotación, y reconocer los benecios de reconectarse con la naturaleza”, reconociendo lo que es realmente “esencial” para la sociedad y lo que no.

Para el responsable de Hogar Sin Tóxicos, que forma parte de EBB, Carlos de Prada, probablemente la sociedad “no se habría visto sacudida con tal gravedad si, antes de la pandemia, no tuviese una serie de fragilidades en las que no se reparaba sucientemente”.    “Según sean las medidas para salir de la crisis estas fragilidades podrán ahondarse o corregirse. Fragilidades que abarcan muchos campos, incluido el de la salud ambiental, que puede haber propiciado, en mayor o menor grado, que muchas personas se hayan visto más afectadas”, ha advertido.   

 Así, Hogar sin tóxicos coincide con EEB en que la actual crisis del coronavirus debe ser abordada como un revulsivo para mejorar el mundo. En concreto, el informe propone que se desarrollo del Pacto Verde Europeo, centrar el esfuerzo inversor más en reducir las desigualdades que en incrementar los benecios empresariales, garantizar la buena gobernanza y la democracia, incrementar la cooperación entre países, y compartir una visión por un futuro mejor.   

 Sin embargo, alerta de que si se gestiona mal la situación, se corre el riesgo de enfrentar consecuencias tan severas como la Gran Depresión de 1929. No obstante, añade que si se maneja bien se puede superar la situación, salvar vidas y el bienestar de la sociedad y transformar los modelos socioeconómicos en aquellos centrados en las personas y el mundo natural e impulsar una asociación mundial para un desarrollo sostenible”.   

 Por ello, insiste en no dar respuestas “torpes” que apuntalen actividades contaminantes que pueden crear “más problemas en el futuro” y aumentar la vulnerabilidad, ni mantener factores de degradación ambiental que aumenten el riesgo de nuevas pandemias y su impacto.    El informe apuesta por centrarse en “lo esencial para todos”, que considera que son unas buenas condiciones de vida y de trabajo, igualdad de acceso a la atención médica, alimentos, agua, aire y artículos de consumo no contaminados, un mundo natural próspero, un clima seguro para la próxima generación y democracias fuertes y funcionales que continuarán protegiéndonos en tiempos de necesidad”.

Según EEB, con esto se lograría lo que ellos llaman una “resiliencia económica genuina”.    “Lejos de justicar cualquier debilitamiento de las normas, la crisis del coronavirus brinda la oportunidad de garantizar rmemente que el entorno regulatorio dirija la producción y el consumo en una dirección sostenible y que la nanciación pública para apoyar la recuperación esté estrictamente condicionada a la compatibilidad con los objetivos del Pacto Verde Europeo”,

Europa Press – https://www.europapress.es/sociedad/medio-ambiente-00647/noticia-mas-150-organizaciones-piden-proteger-naturaleza-reducir-contaminacion-evitar-pandemias-20200429115456.html