Un informe sobre la limpieza anual de playas de la organización Ocean Conservancy destaca que, en 2019, se recogieron más de 20,8 millones de toneladas de basura de las playas de 116 países y unos 32,5 millones de artículos en un solo día.

Los envoltorios de caramelos y las bolsas de papas se han convertido en la basura más encontrada en las playas, superando, por primera vez, a las colillas de cigarrillos.

Esta lúgubre estadística está entre los hallazgos del último informe sobre la limpieza anual de playas de Ocean Conservancy. En 2019, se recogieron más de 20,8 millones de toneladas de basura de las playas de 116 países. Esos son 32,5 millones de artículos en un solo día.

Aun cuando el empaquetado plástico -que representaba casi el 45 por ciento de los plásticos producidos en Estados Unidos, Europa, China e India entre 2002 y 2014-, se convirtió en el plástico dominanteen la cadena de residuos mundial, el humilde filtro de cigarrillo se aferraba al primer puesto en la historia de 34 años de limpieza de playas de Ocean Conservancy. Ahora tiene el puesto número dos, con 4,2 millones de colillas recogidas. Los envoltorios de comida están primeros en la lista, con más de 4,7 millones de envoltorios individuales recogidos.

Un resumen de los artículos recolectados, tabulado por país y tipo, se publicó en línea. La basura fue recuperada de las playas de todos los continentes, menos la Antártida.

Entre los diez principales, hay artículos relacionados con comidas y bebidas, y la mayoría no son reciclables. La lista incluye botellas y tapassorbetes y agitadores, vasos, tapas de vasos, recipientes de comida para llevar y bolsas plásticas. Aunque las botellas son altamente reciclables, el envoltorio plástico liviano es, a menudo, rechazado en las operaciones de reciclaje porque obstruye la maquinaria.

Durante mucho tiempo, las colillas de cigarrillo, fabricadas con acetato de celulosa, han sido consideradas por los científicos de grupos ambientalistas como una anomalía—un asunto separado que no refleja las grandes tendencias de consumo relacionadas con la basura plástica. En las limpiezas futuras, dependiendo de la cantidad de voluntarios y las playas limpiadas, la omnipresente colilla de cigarrillo podría recuperar su liderazgo, señala Nicholas Mallos, que dirige el programa Mares sin basura de Ocean Conservancy.

“Que los envoltorios de comida tengan el primer puesto simplemente subraya la inviable producción de envoltorios de comida y bebida desechables”, explica. Para complicar las cosas, una gran cantidad de envoltorios de comida no son reciclables por los consumidores o no pueden reciclarse de ninguna manera— una condición que Mallos dice enfatiza las “groseras deficiencias” de gestionar la basura plástica en la mayoría de las comunidades de todo el mundo.

En 2017, en Estados Unidos, solo se recicló el 13 por ciento de los recipientes y envoltorios plásticos, según la Agencia de Protección Medioambiental de ese país—la tasa de reciclaje más baja entre los recipientes y los envoltorios de cualquier material.

Ocean Conservancy ha catalogado todos los artículos recogidos en las limpiezas de playas desde 1986, desde que comenzaron a realizarse, y compiló lo que considera es la base de datos más grande de restos marinos por tipo, con más de casi 400 millones de artículos. La línea de tiempo generalmente muestra las tendencias en el comportamiento del consumidor, así como también la disponibilidad de varios productos. Por ejemplo, las latas de bebidas y las bolsas de plástico se fueron de los diez primeros puestos luego de la limpieza de 2009, alrededor de una década después de la introducción generalizada en el mundo del agua en botellas y de que el uso de bolsas plásticas en las tiendas de comestibles superara al uso de bolsas de papel. Las botellas de vidrio desaparecieron de los diez primeros puestos en 2017. Ese fue el año en que, por primera vez, los plásticos aseguraron su dominio en los diez primeros puestos como el material más recogido. 

“La base de datos de Ocean Conservancy es una instantánea en el tiempo sobre la contaminación plástica para todos los que están preocupados por la cuestión en todo el mundo”, cuenta Jenna Jambeck, profesora de ingeniería de la Universidad de Georgia y Compañera de National Geographic. “He estado enumerando los datos desde que comencé a investigar este tema hace 19 años”.

La captura de la limpieza de 2019, cuantificada por los estadísticos del grupo en términos apropiados para las criaturas que habitan el océano, incluyó suficientes sorbetes como para que 322 pulpos tomaran ocho batidos por día por un año, y suficientes cubiertos plásticos para ofrecerles una cena de tres platos a 66.000 tiburones. Los voluntarios también recolectaron suficientes líneas de pesca para que un ave marina pesque desde 88,5 kilómetros sobre la superficie del océano.

Como es habitual, limpiar 39.358 kilómetros de playa, desde Asia-Pacífico hasta el Atlántico Norte y América del Sur, también dejó una colección de rarezas. Un enano de jardín apareció en una playa en Japón y probó su aparente ubicuidad. Otros hallazgos fueron una parrilla en Hong Kong, una bañera en Jamaica, una tabla de planchar en Venezuela, un sofá en el oeste de México, un bolso de golf en Noruega y una antorcha tiki en California.

La limpieza se realiza el tercer sábado de septiembre, y este año también se hará. Pero, debido a la pandemia, se alienta a los voluntarios a trabajar solos o en pequeños grupos— o a evitar la playa por completo y concentrarse en reducir la basura en sus hogares.

National Geocgraphi – https://www.nationalgeographicla.com/ciencia/2020/09/envoltorios-plastico-superan-colillas-de-cigarrillos-playas