Las organizaciones ecologistas creen que las pandemias y crisis sanitarias están muy relacionadas con el estado del medio natural y de la biodiversidad, por lo que instan a los gobiernos a fijarse en el futuro en “las señales que la naturaleza nos da”.

Con motivo del Día Mundial de la Salud, la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha apelado al papel de las aves -el grupo faunístico del que se dispone de más datos- en la identificación de futuras enfermedades, pues “gracias a ellas, se pueden predecir y comprobar alteraciones como el cambio climático”.

“La acción ahora debe centrarse en detener las miles de muertes de personas a causa de un virus -el COVID-19- que ha llegado sin aparentemente avisar, pero el día después, debemos fijarnos en las señales que la naturaleza nos está dando, especialmente a través de las aves, para advertirnos de este tipo de situaciones que amenazan nuestra salud”, ha añadido.

Las aves como indicador ambiental

Diferentes organismos internacionales utilizan los censos de poblaciones de aves como un indicador de la calidad ambiental, como Global Biodiversity Information Facility (GBIF) o la oficina estadística europea Eurostat, que incluye estos datos entre los índices más importantes para medir la sostenibilidad y el bienestar social.

Asunción Ruiz ha insistido en que “si para algo debe servir esta terrible situación es para no dudar de las evidencias científicas e invertir en investigación y desarrollo, blindando nuestra seguridad sanitaria contando con la naturaleza como principal aliada”.

“Como venimos reclamando en SEO/BirdLife desde hace más de seis décadas, conservar la naturaleza no es un lujo que solo deba atenderse en tiempos de bonanza económica”, ha añadido en declaraciones a EFE.

Para Asunción Ruiz, “fortalecer nuestro sistema sanitario es también conservar, restaurar y cuidar nuestros ecosistemas” y ha apelado al grito social del siglo XXI -ni un grado más, ni una especie menos- “o nos arriesgamos a ser nosotros mismos esa especie menos”.

“Hoy, desgraciadamente, la pandemia que estamos sufriendo revela hasta que punto conservar nuestra naturaleza no es, ni era, ninguna frivolidad, que la salud de la humanidad depende de ello, que es mejor prevenir que curar y que la transición ecológica de la economía es la única posibilidad”, ha enfatizado.

Un planeta sano para humanos sanos

La organización WWF ha hecho público hoy el informe “Un planeta sano para humanos sanos”, sobre la relación directa entre la destrucción de la naturaleza, el cambio climático y el aumento del riesgo de pandemias.

En hábitats bien conservados y con gran diversidad de especies, los virus se distribuyen entre éstas y no afectan al ser humano, subraya el informe, pero cuando la naturaleza se altera o destruye, se debilitan los ecosistemas naturales y se facilita la propagación de patógenos.

Según WWF, está comprobado que la alteración del equilibrio de los sistemas naturales por la destrucción directa de hábitats, pérdida de biodiversidad, tráfico de especies, intensificación agrícola y ganadera y el cambio climático aumentan notablemente el riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano. 

La naturaleza, la mejor garantía

Para Ecologistas en Acción, el mantenimiento de los servicios ecosistémicos, que suponen beneficios esenciales para la salud humana, es la mejor garantía de supervivencia, por lo que instan a restaurar los territorios degradados y la protección de los terrenos vírgenes, así como evitar la sobreexplotación de los recursos naturales.

La ONG exige al Gobierno a través de su cuenta de Twitter con motivo del Día de la Salud medidas de emergencia, como la utilización de todos los recursos de la sanidad privada para el servicio público, la realización de tests a todas las personas sospechosas de contagio y el aumento del presupuesto sanitario.

Efe Verde – https://www.efeverde.com/noticias/ecologistas-estado-naturaleza-crisis-sanitarias/