Ciudad de México, la capital del país, es una de las ciudades más contaminadas del mundo y la mala calidad del aire afecta a sus 23 millones de habitantes. Pese a que algunos indicadores mejoraron por las medidas de confinamiento para hacer frente al Covid-19, la presencia de gases de efecto invernadero se mantuvo alta.

Desde el 30 de marzo, Ciudad de México entró en una etapa de confinamiento para contener la propagación del Covid-19. La medida provocó una reducción drástica del tráfico y de la operación de algunas industrias, lo cual se tradujo en un descenso de los niveles de CO2, un alivio para una de las ciudades con peor calidad del aire en el mundo.

Sin embargo, esto no significó una mejora sustancial para los altos índices de contaminación ambiental de la capital mexicana. Las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono o el dióxido de nitrógeno, se mantuvo alta.

Sergio Zirath, director del Centro de Control Atmosférico de México, indicó a France 24 que, incluso con las restricciones por el coronavirus, Ciudad de México superó “casi en ocho ocasiones la norma de calidad del aire” en relación a las partículas finas PM 2.5.

Cuando esos registros están elevados, las partículas en suspensión reducen la visibilidad y provocan una “nube” contaminante. Eso provoca dificultades respiratorias, ante las cuales las poblaciones mayores o con enfermedades preexistentes resultan más vulnerables.

En este contexto, la contaminación no ayuda en la lucha contra el coronavirus. “Las enfermedades relacionadas con la contaminación son, principalmente, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma y cáncer de pulmón. Los pacientes con estas enfermedades, que también acuden al hospital infectados con Covid-19, tienen un mayor riesgo de complicaciones y muerte”, explicó a France 24 el neumólogo Luis Septién.

Abril y mayo, los meses más críticos para la contaminación en Ciudad de México

El avance del coronavirus coincide con los momentos más complicados para la contaminación en Ciudad de México. Durante los meses de abril y mayo, se combinan temperaturas muy altas y lluvias escasas o nulas, empeorando la calidad del aire.

En esta misma época de 2019, la capital mexicana registró los peores niveles de contaminación en 25 años, hecho que obligó al Gobierno a cerrar escuelas y restringir el tráfico. En 2020, según Zirath, la llamada concentración “de ozono” de estos meses mostró los picos menos altos de los últimos diez años.

Aún así, las 23 millones de personas que habitan Ciudad de México padecen los altos niveles de polución, como resultado de la combinación de la depresión atmosférica y la llegada de los vientos desde el norte de la capital mexicana, trayendo consigo grandes cantidades de dióxido de azufre. Ocurre que en esa zona de la urbe operan una central termoeléctrica y una refinería de petróleo, clasificadas entre las cinco más contaminantes del mundo por la NASA.

Más allá de la crisis sanitaria por el Covid-19, para los médicos mexicanos, la alerta de salud para distintas enfermedades ha sido una constante durante años. En el país, la contaminación provoca la muerte de unas 9.000 personas al año.

France 24 – https://www.france24.com/es/20200605-dia-mundial-medio-ambiente-contaminacion-9000-muertes-mexico