El calentamiento global de los océanos provoca que los huracanes que tocan tierra tarden más en debilitarse, por lo que se vuelven más destructivos porque se fortalecen ahora casi dos veces más que hace medio siglo.

Los investigadores subrayan que estos fenómenos desarrollados sobre océanos más cálidos transportan una mayor humedad, por lo que se mantienen más fuertes durante más tiempo después de tocar tierra.

Eso significa que, en el futuro, a medida que el mundo siga calentándose, es más probable que se adentren más en territorios terrestres y sean más destructivos.

Numerosos estudios indican que la intensidad de los huracanes viene dada por el cambio climático

“Las implicaciones son muy importantes, especialmente cuando se consideran las políticas que se implementan para hacer frente al calentamiento global”, apunta Pinaki Chakraborty, autor principal del estudio y director de la Unidad de Mecánica de Fluidos en la Universidad de Graduados del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (Japón).

Además añade que “las zonas costeras deben prepararse para huracanes más intensos, pero las comunidades del interior, que pueden no tener los conocimientos o la infraestructura para hacer frente a vientos o lluvias tan intensos, también deben estar preparadas”.

Este es el primer estudio que establece un vínculo claro entre un clima cálido y el subconjunto más pequeño de huracanes que tocan tierra.

Durante el análisis de los huracanes del Atlántico norte que tocaron tierra durante el último medio siglo descubrieron que, durante el transcurso del primer día tras tocar tierra, estos fenómenos se debilitaron casi dos veces más lentamente ahora que hace 50 años.

“Cuando trazamos los datos, pudimos ver claramente que la cantidad de tiempo que tardaba un huracán en debilitarse aumentaba con los años. Pero no era una línea recta, era ondulada, y descubrimos que estos altibajos coincidieron con los mismos altibajos observados en la temperatura de la superficie del mar, apunta Lin Li, primer autor y doctorando en la Unidad de Mecánica de Fluidos del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa.

Destrozos causados por un huracán
Destrozos causados por un huracán

El vínculo de las aguas cálidas con la resistencia de este fenómeno

El estudio probó el vínculo entre la temperatura más cálida de la superficie del mar y el debilitamiento más lento de la llegada a tierra simulando por ordenador cuatro huracanes diferentes a partir de distintas temperaturas para la superficie del mar.

Una vez que cada huracán virtual alcanzó una fuerza de categoría 4, los científicos simularon tocar tierra cortando el suministro de humedad desde abajo.

“Estos fenómenos son motores térmicos, al igual que los motores de los automóviles en los que el combustible se quema y esa energía térmica se convierte en trabajo mecánico. Para el huracán, la humedad absorbida de la superficie del océano es el ‘combustible’ que intensifica y sostiene su poder destructivo, con la energía térmica de la humedad convertida en vientos poderosos” apunta el estudio.

“Tocar tierra es equivalente a detener el suministro de combustible al motor de un automóvil. Sin combustible, el automóvil desacelerará y, sin su fuente de humedad, el huracán se descompondrá”, explica Li.

Los investigadores encontraron que, aunque cada huracán simulado tocó tierra con la misma intensidad, los que se desarrollaron sobre aguas más cálidas tardaron más en debilitarse.

“Pudimos comprobar que los océanos más cálidos tienen un impacto significativo en la tasa de desintegración de este fenómeno, incluso cuando se corta su conexión con la superficie del océano. La pregunta es: ¿por qué?”, indica Chakraborty.

La investigación muestra que este fenómeno almacena una parte de humedad del mar

Li agrega que “los huracanes que se desarrollan sobre océanos más cálidos pueden absorber y almacenar más humedad, lo que los mantiene por más tiempo y evita que se debiliten tan rápido”.

A más nivel de humedad almacenada, más húmedo es el huracán, por lo que sus resultados se manifiestan con volúmenes devastadores de lluvia que ya se han registrado en comunidades costeras e interiores.

“En general, las implicaciones de este trabajo son crudas. Si no frenamos el calentamiento global, los huracanes que toquen tierra seguirán debilitándose más lentamente. Su destrucción ya no se limitará a las zonas costeras, lo que provocará niveles más altos de daños y costando más vidas”, concluye Chakraborty.

GN Diario – https://www.gndiario.com/huracanes-fuertes-cambio-climatico