En 2002 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró como Año Internacional de las Montañas, factor que impulsó que, en 2003, se celebrase el primer Día Internacional.

Para las Naciones Unidas este 2019 la festividad se centrará en que “las montañas son importantes para los jóvenes” recalcando al mismo tiempo las dificultades que deben enfrentar los jóvenes que residen en las regiones montañosas y una de las consecuencias más eventuales para ellos: la emigración. 

En este sentido, se declara que emigraciones de las montañas genera mayor abandono de la agricultura, la degradación de los suelos y la pérdida de valores.

Hay que acotar que para las poblaciones montañosas acceder a la educación, el trabajo y los servicios públicos que puedan garantizarles un mejor futuro se les hace mucho más difícil.

Por eso, para 2019, los principales portavoces serán los jóvenes quienes estarán encargados de marcar presencia en agendas gubernamentales, planes de inversión e investigaciones.

Las regiones montañosas llevan agua dulce a más de la mitad de la población mundial. Lo cual es necesario para la vida cotidiana, la nutrición de las tierras bajas y la producción de energía hidroeléctrica útil para el desarrollo de las poblaciones.

Sin embargo, el cambio climático podría afectar a las regiones montañosas alrededor del mundo, lo que puede poner en riesgo los servicios naturales que brindan estas regiones. 

Asimismo, las montañas son lugares en los que converge una inmensa diversidad de especies, fuentes de materia prima y varios de los destinos turísticos más importantes del mundo.  También albergan una población aproximada de 800.000.000 de personas.

Las montañas son muy sensibles a las fuerzas del cambio climático. Las montañas pueden generar lluvias torrenciales en algunas zonas donde la precipitación anual pueda superar los veinte metros, además la acumulación de aguas de lluvia puede estimular los glaciares y ríos generando que la erosión eventualmente provoque el colapso de picos montañosos.

Estos cambios naturales pueden intensificar fenómenos climáticos externos como olas de calor, extensas sequías que pueden desencadenar en incendios, terribles precipitaciones y estas a su vez pueden ocasionar inundaciones o deslizamientos de tierra.

Fuente: Telesur – https://www.telesurtv.net/news/dia-internacional-montanas-efectos-cambio-climatico-20191210-0021.html