El coronavirus es diez veces más mortal que la gripe, y podría empujar a 500 millones de personas a la pobreza. Además, Bachelet pide que se proteja el medio ambiente para evitar más epidemias. El Covid-19 también ha puesto en riesgo las operaciones para eliminar la mortal plaga de langostas en el este de África.

El COVID-19: diez veces más mortal que la gripe

El coronavirus es diez veces más mortal que la gripe, ha informado la Organización Mundial de la Salud este jueves.

Cuando se marcan cien días desde que China notificó el primer caso del virus, ya más de 80.000 personas han muerto.

Los casos ascienden a más de 1,3 millones, informó este miércoles el director de Organización, quien agradeció a los Estados Miembros y donantes que han logrado recaudar 800 millones de dólares para la respuesta global.

El doctor Tedros Adhanom Gebreyesus subrayó que se necesita más apoyo, ya que los países pobres y vulnerables pueden sufrir una “masiva devastación”.

La ventana para contener el virus a nivel nacional y subnacional se está cerrando en muchos países. Las infecciones en África son relativamente pequeñas, pero están creciendo rápidamente”.

Este jueves la OMS ha publicado una actualización de estrategia técnica de respuesta que incluye una mirada sobre los países de ingresos bajos y medios, con sistemas de salud e infraestructura débiles, y con situación de conflicto y desplazamiento.

DejonghUna mujer y su hija utilizan mascarillas para protegerse del coronavirus.

El coronavirus puede revertir los limitados avances mundiales de igualdad de género y derechos de las mujeres, advierte un nuevo informe de las Naciones Unidas.

Aunque por ahora los datos indican que el COVID-19 es más mortal en los hombres, la pandemia está teniendo un impacto devastador económicamente para las mujeres y las niñas.

Alrededor del 60% de las mujeres e el mundo dependen de la economía informal, ganan menos, ahorran menos, y tienen un riesgo más grande de caer en la pobreza. Además, su trabajo de cuidados no remunerados ha aumentado exponencialmente como resultado del cierre de escuelas y las necesidades aumentadas de los adultos mayores.

“La pandemia también ha incrementado de manera horrenda la violencia contra las mujeres. Una de cada cinco mujeres ha experimentado violencia en el último año. Las mujeres ahora están atrapadas con sus abusadores, y sin poder acceder a servicios”, aseguró el Secretario General, António Guterres.

Además, un 70% de las trabajadoras de salud en primera línea son mujeres. Guterres pide que se les ponga en el centro de la respuesta, con medidas sociales y económicas para protegerlas.

Más pobreza a causa del coronavirus

CampeanuPobreza en Juba, Sudán del Sur.

La pandemia empujará a la pobreza a 500 millones de personas, o el 8% de la población total del planeta.

Se tratará de la primera vez en que la pobreza aumente en todo el mundo desde hace 30 años, advierte una nueva investigación que incluye académicos de las Naciones Unidas.

“Un retroceso de este tamaño revertiría una década de progreso global en la reducción de la pobreza”, aseguran los expertos.

La investigación demuestra la necesidad de actuar a través de las agencias de desarrollo, los gobiernos nacionales, la sociedad civil y el sector privado en un esfuerzo global para proteger los medios de vida y la vida de los más vulnerables.

Antes de las reuniones clave del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los Ministros de Hacienda del G20 la próxima semana, varias organizaciones abogan por un plan de rescate económico universal.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos,

El mundo no puede regresar a lo que era antes de la pandemia del coronavirus, ha dicho la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos este jueves.

Michelle Bachelet aseguró que este momento es una prueba colosal de liderazgo que requiere acciones decisivas, coordinadas e innovadoras para todos.

“Ningún país estaba preparado para este shock, que en todos los Estados se ha visto exacerbado por las desigualdades, particularmente en el acceso a la atención médica, las protecciones sociales y los servicios públicos”, dijo.

Para Bachelet, la epidemia ha aclarado la necesidad de aumentar los esfuerzos para garantizar que todas las personas, incluidas las más vulnerables, se beneficien del desarrollo, para construir economías más inclusivas y sostenibles, y para dar forma a sociedades que sean más resistentes.

La Alta Comisionada recalcó que también debe quedar claro que proteger el medio ambiente es la mejor manera de proteger la salud y el bienestar humanos, incluso de las pandemias. La degradación ambiental y la pérdida de biodiversidad crean las condiciones para el tipo de zoonosis de animal a humano que ha resultado repetidamente en epidemias.

La plaga de langostas sigue causando hambre en el este de África

PMA/Peter LouisUna oleada de langostas del desierto ha formado enjambres en diversas partes del este de África

El coronavirus también ha puesto límites a la lucha contra la plaga de langostas del desierto en el este de África, cuyo aumento sigue siendo alarmante.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura sigue buscando alternativas para acabar con este flagelo a pesar de las restricciones sobre el movimiento de personal y equipo como resultado de la pandemia de COVID-19.

En Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania, alrededor de 20 millones de personas ya están padeciendo hambre por culpa de la plaga. En Yemen, afecta a unos 15 millones, y un nuevo enjambre ha aparecido en Irán

Desde enero, la FAO ha tratado más de 240.000 hectáreas con pesticidas y capacitado a 740 personas en los países afectados para eliminar a las langostas y salvar la producción.

La langosta del Desierto se considera la plaga migratoria más destructiva del mundo y un enjambre único: un kilómetro cuadrado contiene hasta 80 millones de langostas. La FAO estima que el número de langostas podría aumentar otras 20 veces durante la próxima temporada de lluvias que vendrá pronto a menos que se intensifiquen las actividades de control.

La FAO teme un colapso en las existencias de pesticidas en cada país causado por las restricciones del coronavirus, y ha pedido más apoyo de los Gobiernos afectados, así como de la comunidad de donantes.

“Necesitamos confiar en una red de socios en el campo para recopilar información vital porque no podemos ir a todas partes debido a COVID-19”, afirmó el jefe de la FAO para la región.

Noticias ONU – https://news.un.org/es/story/2020/04/1472662