La epidemia de coronavirus (COVID-19) es ante todo un problema de salud y seguridad humana. Pero a medida que las personas han cambiado sus comportamientos y patrones cotidianos para contener o evitar el virus, ha habido algunos efectos sutiles en el medio ambiente

También ha habido información errónea. A continuación hay cuatro formas en que el virus está afectando al medio ambiente en China, y no lo está.

1. Los satélites encontraron disminuciones en un contaminante del aire, pero eso no significa que el aire esté libre de toda contaminación.

El 28 de febrero, La NASA y la ESA informaron cómo las disminuciones en la actividad industrial, de transporte y comercial desde el brote de coronavirus habían reducido los niveles de dióxido de nitrógeno atmosférico (NO2) en China. Pero los investigadores señalan que un cambio medible en un contaminante no significa necesariamente que la calidad del aire sea repentinamente saludable en todo el país.

Crédito de la imagen: Josh Stevens / NASA Earth Observatory

En febrero de 2020, los medios de comunicación informaron sobre la contaminación del aire poco saludable en Beijing, que se vio afectada en gran medida por la contaminación por partículas en el aire conocida como PM 2.5. Como se informó en el South China Morning Post, “vientos débiles, alta humedad y una fuerte inversión térmica habían atrapado el aire malo en la ciudad”.

Los satélites de la NASA también mostraron una gran carga de aerosoles en el aire. Las mediciones de la profundidad óptica del aerosol describen cómo y cuán la abundancia de partículas naturales o artificiales en el aire evita que la luz viaje a través de la atmósfera hacia el suelo.

Más allá de las emisiones de aerosoles, el tiempo también juega un papel importante en la determinación de la calidad del aire.

El investigador de la NASA / USRA, Fei Liu, señala que los patrones de viento y la altura de la capa límite planetaria, la capa más baja de la troposfera cerca de la superficie de la Tierra, son factores meteorológicos importantes. La altura de la capa límite planetaria influye en cómo la contaminación del aire se mezcla verticalmente en la atmósfera. Si la altura de la capa límite es alta, entonces los contaminantes del aire pueden moverse más alto en la atmósfera y las concentraciones serán menores cerca del suelo (y viceversa). Liu y sus colegas están estudiando actualmente cómo los cambios en dichos factores meteorológicos pueden haber influido en la disminución de NO2 antes y durante la cuarentena.

2. Durante la cuarentena, las carreteras y los centros de transporte están más vacíos.

No sorprende que el tráfico por carretera en las principales ciudades de China haya sido más ligero, ya que muchas personas se han visto obligadas a quedarse en sus hogares y el transporte público se ha cerrado.

El tráfico de la calle se despejó cerca de la estación de tren de Wuhan durante la cuarentena. Crédito de imagen: Planet Labs Inc.

Las imágenes satelitales de Planet Labs capturaron escenas de tráfico reducido y estacionamientos vacíos cerca de la estación de tren y el aeropuerto de Wuhan. Los trenes dejaron de funcionar alrededor del 22 de enero, cuando comenzaron las primeras cuarentenas. Y en comparación con fines de enero de 2019, los vuelos nacionales dentro de China continental este año cayeron entre un 60 y un 70 por ciento.

El tráfico del puente desapareció durante la cuarentena. Crédito de imagen: Planet Labs Inc.

3. Las actividades industriales de carbón y petróleo han disminuido, por lo que las emisiones de dióxido de carbono también han disminuido.

Un informe en Carbon Brief declaró que las industrias clave en China estaban operando a niveles mucho más bajos de lo normal durante la cuarentena. Las operaciones de las refinerías de petróleo en la provincia de Shandong, por ejemplo, fueron las más bajas desde 2015.

El consumo promedio de carbón en las centrales eléctricas también alcanzó un mínimo de cuatro años. Como resultado, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) fueron al menos un 25 por ciento más bajas en las dos semanas posteriores al Año Nuevo Lunar en comparación con 2019. Sin embargo, esa disminución en las emisiones de CO2 durante dos semanas solo reduciría los totales anuales en aproximadamente un 1 por ciento.

Crédito de imagen: Carbon Brief

4. No hay evidencia de que las cenizas de cremación estén aumentando los niveles de dióxido de azufre en la atmósfera.

En febrero de 2020, un mapa que flotaba en las redes sociales mostró un aumento de las concentraciones de dióxido de azufre (SO2) cerca de Wuhan. Algunos medios de comunicación especularon prematuramente que los niveles elevados de SO2 se debieron a un aumento en la cremación humana.

Los datos para el mapa provienen del modelo del sistema terrestre GEOS de la NASA y no se basaron en observaciones en tiempo real de SO2.

Arlindo da Silva de la NASA explicó que si bien el modelo GEOS asimila muchas observaciones terrestres y satelitales para restringir las condiciones meteorológicas como los vientos, la humedad y la temperatura, actualmente no ingiere ninguna observación en tiempo real de dióxido de azufre.

En el modelo, las concentraciones de SO2 se estiman a partir de fuentes de emisiones históricas que se transportan alrededor del mundo por circulación atmosférica. Por lo tanto, dijo Da Silva, las simulaciones del modelo GEOS no pueden explicar las variaciones en las concentraciones de SO2 que surgen de un cambio repentino en la actividad humana (como una cuarentena). Esencialmente, el resultado del modelo de SO2 mejorado no reflejaba completamente la realidad en este caso.

En segundo lugar, como señalaron los escritores de Snopes, el dióxido de azufre se asocia comúnmente con la quema de carbón, no con la quema de cadáveres humanos.

Fuente: Tiempo – https://www.tiempo.com/ram/coronavirus-medio-ambiente.html