A nivel global, el año que acaba de finalizar quedó apenas 0,04º por debajo de 2016, que es el récord. Para Europa, 2019 fue el año más caliente de los que se tiene registro.

El año 2019 fue el segundo más cálido jamás registrado​ en el mundo y culminó una década récord en temperaturas, anunció este miércoles Copernicus, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea. La noticia se conoce en un contexto de multiplicación de fenómenos climáticos extremos, como los incendios en Australia.

Los datos publicados revelan que 2019 se situó solo 0,04º por debajo del año récord de 2016, cuando las temperaturas se vieron afectadas por un episodio especialmente intenso del fenómeno meteorológico El Niño.

Según la NASA, El Niño provocó ese año un aumento de la temperatura mundial de 0,2º.

Los cinco años más cálidos jamás registrados fueron los que integran el último lustro, cuando el mercurio subió entre 1,1° y 1,2º respecto a la era preindustrial.

El período 2010-2019 fue también la década más cálida, según Copernicus.

Las temperaturas de 2019 fueron 0,6º superiores a las promedio del periodo 1981-2010.

“Es innegable que se trata de señales alarmantes“, subrayó Jean-Noël Thépaut, director del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo, del que depende Copernicus.

Debido a las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la actividad humana, el planeta ya registró un alza de al menos 1º respecto a la era preindustrial, con efectos devastadores.

Conforme a las previsiones de los meteorólogos, 2019 registró numerosos fenómenos extremos.

En Australia, los incendios en curso hallaron un terreno idóneo para propagarse debido a la sequía y a unas temperaturas excepcionales. Unos 80.000 kilómetros cuadrados se esfumaron con las llamas, una superficie equivalente a la de la isla de Irlanda.

Durante el verano del hemisferio norte, Europa vivió períodos caniculares sin precedentes. Según Copernicus, 2019 fue el año más cálido jamás registrado en este continente, justo por delante de 2014, 2015 y 2018.

Las temperaturas también fueron especialmente elevadas en Alaska y en vastas regiones del Ártico.

Por otro lado, Copernicus confirmó que las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera continuaron aumentando el año pasado.

Según el balance anual del Global Carbon Project (GCP) publicado en diciembre, estas emisiones avanzaron 0,6% en 2019.

Sin embargo, la ONU señaló recientemente que las emisiones de gases de efecto invernadero deberían reducirse en 7,6% por año hasta 2030 para limitar el aumento de la temperatura a 1,5º, el objetivo ideal que se marcó la comunidad internacional en el Acuerdo de París de 2015.

Sin embargo, al ritmo actual, la temperatura mundial podría aumentar hasta 4° o 5º a finales de siglo respecto a la era preindustrial y comprometer el futuro de las jóvenes generaciones.

E incluso si los países respetaran sus promesas actuales de reducción de emisiones, el aumento podría superar los 3º.

Los científicos demostraron que cada medio grado adicional aumenta la intensidad y/o la frecuencia de fenómenos como olas de intenso calor, tormentas, sequías e inundaciones.

Fuente: Clarín – https://www.clarin.com/sociedad/cambio-climatico-2019-segundo-ano-calido-historia_0_eqcNMeUr.html