La creatividad en la arquitectura, la pintura, la escultura o la moda también puede combinarse con la conciencia ecológica

Cuando pensamos en la palabra reciclaje, normalmente nos viene a la mente la acción de verter los residuos y envases en el contenedor correspondiente: azul, amarillo, verde o marrón.

La recogida selectiva es imprescindible para cuidar el medioambiente. Sin embargo, se puede reciclar de forma mucho más creativa y aprovechar material que aparentemente ya no tiene más utilidad para proyectos artísticos.

Por necesidad o de forma intencionada, los artistas han reciclado muchos objetos a lo largo de la historia. Lo hicieron, por ejemplo, los cubistas en sus collages con páginas de periódicos. Pablo Picasso o George Braque fueron dos de los pintores más representativos que produjeron obras de vanguardia con materias primas muy modestas. Posteriormente, los ejemplos han sido abundantes y se han dado en múltiples disciplinas.

Arquitectura

Hacer que las ciudades sean totalmente sostenibles es un proceso lento, pero necesario. Según la Organización de las Naciones Unidas, en 2050, el 68% de las personas vivirán en zonas urbanas, por lo que se necesitarán más viviendas.

Por ello, algunos arquitectos defienden el uso de construir con materiales sostenibles y reciclados, además de aislar bien los edificios para que desperdicien menos energía.

Barcelona (España), por ejemplo, ya cuenta con un edificio de vivienda pública realizado con contenedores marítimos, en la calle Nou de Sant Francesc, a pocos metros de la Rambla. En Guatemala se han levantado Bottle Schools : escuelas con estructuras formadas por botellas de plástico recicladas, llenas de barro o residuos orgánicos. Sus ventanas se construyen con botellas de vidrio, reutilizadas para que la luz ilumine el interior.

Pintura y escultura

La basura puede convertirse en algo bello. Los artistas de algunas de las vanguardias de principios del siglo XX fueron de los primeros en utilizar residuos para crear obras y en reivindicar los deshechos como creaciones artísticas válidas.

Marcel Duchamp fue uno de los artistas que más defendió el reciclaje como herramienta artística y uno de los pioneros en utilizar materiales cotidianos o residuos en sus obras.

Según el artista, era arte cualquier cosa que se reconociese como tal y ocupase su lugar dentro de instituciones como museos. Desafió la idea misma de “arte” con sus ready-mades , objetos que encontraba y que elevaba a la categoría de obra de arte al exponerlos y darles otro significado.

Creadores tan célebres como el norteamericano Robert Rauschenger o el catalán Antoni Tàpies utilizaron todo tipo de objetos cotidianos en sus creaciones: muebles, ropa, complementos…

Las esculturas del artista contemporáneo Miquel Aparici están hechas a partir de metales y maderas residuales, utilizados anteriormente para fines distintos. El artista convierte elementos aparentemente inútiles en animales que son auténticas obras de arte.

Moda

Los grandes referentes de la moda basaron sus colecciones en elementos exclusivos, de lujo. Sin embargo, con el tiempo, las nuevas generaciones incorporaron sin complejos materiales reciclados.

Desde marcas internacionales como Nudie Jeans hasta proyectos más personales, como el de Juanjo Oliva, han manifestado su compromiso con el medioambiente. Oliva, por ejemplo, ha creado prendas fabricadas con fibras de plástico PET reciclado.

La misma inspiración mueve iniciativas de proximidad, como el festival de verano White Summer Festival que tiene lugar en la Costa Brava (España). En él se combina artemodamúsica y gastronomía. En él ha participado la marca allSisters, pionera en trajes de baño eco-friendly : bañadores y bikinis tejidos con materiales sostenibles.

Vanguardia – https://www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200512/481091848041/reciclaje-arte-moda.html