El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, que lidera Juan Cabandié, realizó una inspección en la Cuenca Salí-Dulce, junto a las carteras de Ambiente de Tucumán y de Santiago del Estero y la Defensoría del Pueblo de esa provincia. El procedimiento se enmarca en las acciones acordadas en el ámbito del Comité Interjurisdiccional de dicha cuenca, con motivo del inicio del periodo anual de la zafra.

La acción fue coordinada por la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales, a cargo de Florencia Gómez, y con la participación de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental, cuyo titular es Sergio Federovisky. Con estas inspecciones, que se llevaron a cabo durante dos jornadas, se buscó conocer el estado de situación actualizado del tratamiento y disposición de vinaza y cenizas en la cuenca, para avanzar con la protección del ecosistema de la Cuenca Salí-Dulce, en especial en el Embalse de las Termas de Río Hondo.

El procedimiento de fiscalización tuvo como objetivo observar el cumplimiento del Programa de Reconversión Industrial, cuyo seguimiento se realiza a través del Comité Interjurisdiccional de Cuenca Salí Dulce. Esto en el marco de la causa judicial, en la cual se celebró un acuerdo interjurisdiccional que establece que el Ministerio de Ambiente nacional es el encargado de efectuar informes periódicos a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Del operativo conjunto participaron por parte de la cartera de Ambiente y Desarrollo Sostenible la directora nacional de Gestión Ambiental del Agua y de los Ecosistemas Acuáticos, Gabriela Gonzalez Trilla, y el director de Inspecciones Ambientales, Alejandro Mackielo, junto con los inspectores de la Brigada de Control Ambiental (BCA).

En representación de las provincias, el Defensor del Pueblo de Santiago del Estero, Lionel Suárez, y Florencia Sayago de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente de Tucumán.