El equipo de la Dirección de Desarrollo Productivo y Sustentable para los Pequeños y Medianos Productores visitó emprendimientos productivos alternativos en las localidades bonaerenses de Balcarce y Sierras de los Padres

Con el objetivo de fortalecer producciones que integran la economía circular, que contribuyen al desarrollo asociativo, y que promueven la capacitación y formación rural, un equipo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación recorrió en Balcarce las instalaciones de Procens, un proyecto de cría de insectos destinados a la producción de proteína para alimentación animal; de la Unidad Demostrativa de Producción de Biogás Los Pinos; y de la huerta agroecológica Bichos y Flores. También, en Sierras de los Padres, visitó la fábrica de alimentos balanceados La Candelaria.

La comitiva fue encabezada por el director de Desarrollo Productivo y Sustentable de Pequeños y Medianos Productores, Fernando Rizza, quien destacó: “Vinimos a observar distintas experiencias de dos localidades de la provincia que desarrollan economía circular. Desde la Subsecretaría de Fortalecimiento Productivo y Sustentable para Pequeños y Medianos Productores Agroalimentario, estamos impulsando este tipo de desarrollos.

“Las oportunidades que se abran a partir de la valorización de los subproductos y de los entramados productivos locales, es fundamental para la diversificación de la matriz productiva, el aumento del empleo y la generación de nuevos productos”, destacó Rizza, acompañado por las coordinadoras, de Apoyo al Desarrollo Asociativo Lucero Glorio; y de Formación y Capacitación, Cecilia Zarza.

Por su parte, la coordinadora de Apoyo al Desarrollo Asociativo indicó: “encontramos un entramado de asociación entre pymes, gobiernos locales, instituciones académicas y de investigación, junto al Gobierno nacional, y lo que nos interesaba era conocer cómo se van relacionando cada uno de esos actores. Nuestro objetivo es partir de esas experiencias para generar un modelo productivo sostenible en el tiempo, que sea sustento de las familias del territorio, además de promover valores de economía social y solidaria”.

La recorrida por Balcarce comenzó por Procens, un emprendimiento donde producen y crían insectos para generar proteína destinada a la alimentación de animales como peces, aves, mascotas y chanchos. La proteína, que se genera a partir de la producción de larva de mosca Soldado Negra, valoriza los desperdicios alimenticios (principalmente de papa), además de ser una alternativa para generar nuevas formas de proteína y abono natural para los cultivos locales. Francois Nolet, proveniente de Bélgica, y Julien Laurençon, de Francia, son los que dirigen este proyecto que se encuentra en etapa de experimentación con proyección de poder industrializarse el próximo año.

Ambos fundadores recibieron al equipo del Ministerio y pusieron en valor el acompañamiento de un proyecto que parte de “una visión regional en todo Latinoamérica apuntando a un desarrollo territorial local, para poder agregar valor en los territorios donde instalamos unidades productivas de crías de insectos”. Nolet destacó que “necesitamos colaborar con diferentes instituciones para desarrollar este modelo productivo. Trabajamos con el INTA, el CONICET y las facultades de Mar del Plata y para nosotros es muy importante poder contar con la presencia del Ministerio, es una forma de reconocimiento de las innovaciones que se están llevando a cabo en el país”.

Por su parte, Laurençon, indicó: “Para 2050 vamos a llegar a 10 mil millones de habitantes y el tema de la alimentación es fundamental. Queremos demostrar que se pueden hacer las cosas tomando un modelo de economía circular que apunta al triple impacto para poder utilizar un residuo como insumo de un nuevo ciclo productivo, que a su vez va a generar productos de valor agregado”.

La visita por la localidad de Balcarce continuó con la recorrida por la comunidad rural Los Pinos, en donde se desarrolla una unidad demostrativa de producción de biogás local. Participaron de la presentación de este emprendimiento, el director Unidad de Extensión de INTA Balcarce, Facundo Quiroz; la técnica del INTA-CONICET-UNMdP, María Mercedes Echarte; y Adriana Andraca, de la Cooperativa de servicios y consumo Los Pinos, que es parte del desarrollo del biodigestor.

“A través de esta tecnología transformamos la materia orgánica de los residuos en biogás para poder suministrarlo a las vecinas y vecinos para que puedan utilizarlo en sus funciones domésticas. Buscamos que esta unidad escale y sea lo suficientemente poderosa para abastecer de energía a la totalidad las y los que viven acá”, aseguró Echarte.

Por su parte, desde su experiencia en la cooperativa, Adriana Andraca resaltó la importancia que tiene para la comunidad local la experimentación de la unidad demostrativa de biogás. “Estamos con grandes expectativas de poder terminar esta obra, esto sería un gran inicio para este pueblo y un gran cambio de vida”.

También formaron parte del encuentro, la secretaria de posgrado de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Liliana Iriarte; el decano de la Facultad de Ciencias agrarias, José Luis Bodega, el concejal por el Frente de Todos, Eugenio Gardella; y Mariángeles Pietrantuono, delegada municipal de la localidad de San Agustín.

El equipo de la Dirección de Desarrollo Productivo y Sustentable de Pequeños y Medianos Productores finalizó la jornada de recorrida en Balcarce, en la Huerta Agroecológica De Bichos y Flores, la primera experiencia de este tipo que se desarrolla en la localidad. Los horticultores socios del emprendimiento, Juan Paggi, Alejandro Hansson y Denis Moller, desarrollan distintos cultivos como tomate, frambuesa, cebollas moradas y de verdeo, berenjenas y zapallo, que luego son comercializados a través de bolsones en la feria local y mercados de cercanía. Este emprendimiento trabaja además con el abono producido por larvas de moscas (de Procens), que luego utilizan para enriquecer sus suelos y mejorar la calidad de sus cultivos.

Los productores destacaron la presencia de Agricultura en el territorio: “nos sentimos valorados. Que se acerque el Estado es muy importante”, expresó Paggi. Por su parte, Hasson señaló que “la agroecología es un modo de producción que tiene en cuenta la sustentabilidad, lo social y la integración de distintos proyectos de acá del territorio. Genera trabajo, conocimiento y se diversifica la producción y eso genera estabilidad ya que con la variedad de cultivos que desarrollamos contribuimos a la alimentación local”, aseguró Hasson.

La fábrica de alimentos balanceados La Candelaria fue otro de los emprendimientos que formaron parte de la visita de las autoridades del Ministerio. Se trata de una pyme que produce alimentos para pequeños y medianos productores de aves y de cerdo, desde una mirada agroecológica y atendiendo a las necesidades de la alimentación de los animales. En esta línea, la dueña de La Candelaria, Cecilia Pascucci, remarcó: “yo soy veterinaria y me gusta trabajar haciendo alimentos que realmente sirvan para que los animales lleven una dieta adecuada. Poder conocer las necesidades que tienen para contribuir con su alimentación y desarrollo, es fundamental”.

Además, Pascucci destacó la importancia de contribuir con el desarrollo territorial a través del aprendizaje y la experiencia local: “para nosotros el camino es poder contar nuestras vivencias a otros. Estamos en un grupo de Cambio Rural haciendo la parte Agrícola y de producción de animales, donde intercambiando y enriqueciendo mutuamente, hay aprendizaje”.