En 2019 millones de ciudadanos de todo el mundo han salido a la calle pidiendo actuar contra la emergencia climática y podemos decir que ha sido el inicio de la descarbonización. Y 2020 puede ser el año donde se convierta en un tema ético y político. Los graves efectos que ya se están observando, y que según todos los indicios van a ser mucho mayores, nos exigen, por una parte, empezar a adaptarnos y, por otra, determinar responsabilidades actuales e históricas de los Gobiernos y de las empresas sobre el calentamiento global. Algo tan sencillo como que los que contaminan paguen y que los que gobiernen asuman sus responsabilidades para proteger a la gente. Holanda ya ha empezado. Los demás, este año.

El verdadero problema medioambiental son los millones de toneladas de plástico que hay por todo el mundo. Cantidades espeluznantes que, realmente, están destrozando nuestro planeta. ¿Es un planeta devastado lo que queremos dejar a tus hijos y nietos? Recapacita y recicla.

Fuente: EL PAÍS https://elpais.com/elpais/2019/12/24/opinion/1577187078_019237.html